Mundo terapéutico

Artículos
Facebooktwittergoogle_plusmailFacebooktwittergoogle_plusmail

La familia interna o el reconocimiento de las carencias

por | 3 Dic, 2016

La familia es un concepto contradictorio: a veces se ama, se respeta y se disfruta y otras veces, es fuente de continuo conflicto, de malestar o de insatisfacción. Los adultos nos pasamos la vida demandando o reprochando a nuestros padres lo que no nos dieron cuando éramos pequeños (y más tarde a nuestros iguales), porque todos hemos tenido carencias. Ningún padre o madre, por muy consciente y amoroso que sea, puede dar a su hijo/a todo lo que necesita. Y en esa demanda insaciable continuamos siendo unos eternos niños, porque seguimos enganchados a papa y mama, para que nos den amor, cariño, atención, cuidado, compañía, etc.

Cuando ponemos consciencia sobre esas demandas infantiles, las vemos y las reconocemos, podemos encontrar otra manera de encarar las limitaciones que nuestros padres tuvieron con nosotros. Y es algo tan aparentemente sencillo como ser capaces de darnos nosotros mismos aquello que necesitamos.

Para conseguir lo que necesitamos de la vida, podemos desarrollar en nuestro interior los tres roles básicos de la familia, que son padre, madre y niño, para que así nuestros proyectos vitales sean satisfactorios.

De esta manera, si conseguimos por nosotros mismos darnos aquello que nos falta, podremos aceptar a nuestros padres como seres que hicieron lo que pudieron y los podremos amar y respetar, incluso en sus carencias afectivas.

Esta es la manera que tenemos de trabajar el desarrollo personal desde la Terapia Gestalt: pasando de la dependencia de nuestras figuras parentales a la independencia (autoapoyo), es decir; a la responsabilidad de nosotros mismos. En otras palabras, pasar de la infancia a la adultez.

Los miembros de nuestra familia interna son estas tres figuras nombradas anteriormente: padre, madre y niño, también denominados arquetipos universales. Este concepto, originado por el psicoanalista Carl Gustav Jung, se refiere a las experiencias y recuerdos, que toman forma de patrones y que residen en el inconsciente colectivo. Son partes que están dentro de nosotros, que van más allá del modelo maternal o paternal que hemos tenido y que se encuentran en un conocimiento universal que nos proporciona una vida más amorosa y saludable. No tienen que ver con el género o la edad de la persona, sino con algo más profundo e interno. Cuando estos modelos están bien integrados y actúan como un conjunto armónico, la vida de la persona fluye y sus proyectos siguen su curso natural.

Es importante conocer cada uno de estos arquetipos, para poder así desarrollar en nuestro interior todas esas capacidades.

El arquetipo del padre es un modelo de autoridad, que ofrece una guía de cómo vivir la vida.

Representa la estructura que se necesita para llevar a cabo un proyecto, pone impulso, orden y dirección en aquello que se inicia para que sea útil y efectivo. Se enfoca en trazarse objetivos y en la consecución de metas. Se encarga de establecer el poder y el orden y por tanto, es el encargado de establecer límites y de mostrar una disciplina que proteja y permita un crecimiento saludable.

El arquetipo de la madre interior representa el cuidado y la protección amorosa. Si el padre es la estructura y la acción, la madre es lo afectivo y el alimento.

Se encarga de cuidar y nutrir lo que el padre dirige y de que el proceso, en sí mismo, sea un disfrute y satisfacción. El arquetipo de la madre da apoyo y consuelo y es fuente de regeneración y de alimentación, en todos los sentidos (afectivos y materiales) y puede ver lo más pequeño, incluso a veces, lo invisible, lo que únicamente se percibe. Es creativa, cálida e intuitiva. Es el arquetipo del amor incondicional.

El arquetipo del niño interno conecta con esa parte mas genuina y espontánea de nosotros. Representa la curiosidad, la confianza, las ganas, el atrevimiento, el movimiento, la ejecución, es decir, la experimentación.

El niño está en la búsqueda de recursos para abrir nuevos caminos. Le encanta investigar, explorar para descubrir y superarse desde el disfrute y el juego. La parte negativa de este niño interior sería su exceso (como en todo, es necesario el equilibrio) pues puede volverse demasiado competitivo, manipulador, orgulloso, rígido, perfeccionista o vanidoso para conseguir lo que quiere, por lo que es importante que funcione de forma amorosa; que su parte femenina esté bien integrada. También podemos hacer mención aquí a otro arquetipo, el de la niña, que representa la amabilidad, la inocencia, la sensibilidad y la belleza. Ella lo termina todo con un fino detalle.

Si estos tres arquetipos están en armonía y bien integrados en nosotros, el proceso creativo sigue su curso natural: cuando comenzamos un proyecto, nuestro padre interior nos conecta con la capacidad para planificar y diseñar la estrategia, nuestra madre interior nos conecta con conseguir los recursos necesarios, y el niño nos relaciona con la ejecución, con pasar a la acción. De este modo, conseguiremos una consecución satisfactoria, la podremos disfrutar y pasar a otra cosa en nuestra vida, reforzando nuestra autoestima y consiguiendo la satisfacción vital. Ya no necesitaremos a papá o a mamá para que alimente nuestra carencia, nosotros nos daremos lo que necesitamos. Y si además aún los tenemos entre nosotros, podremos compartir esa satisfacción con nuestra familia de forma amorosa y compasiva.

Buscador

Mariés Begueria
Miembro del Equipo de la Escola de l’Ésser
maries@fresquet.com | 659 391 442
Currículum

ESCOLA
DE L'ÉSSER
Centre de  Teràpia i Meditació

Logo Escola de l'Ésser

Rda. General Mitre 230, pral 1a.
08006 BARCELONA
Tel. 932375289

Ús de cookies

Aquest lloc web fa ús de cookies per tal d'oferir una millor experiència d'usuari. Si continueu navegant, considerarem que n'accepteu l'ús. Podeu obtenir més informació consultant la nostra política de cookies.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecer una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de su uso. Puede obtener más información consultando nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies