Mundo terapéutico

Artículos

 

Facebooktwittergoogle_plusmailFacebooktwittergoogle_plusmail

Una mirada a las personas que atienden a personas

por | 3 Dic, 2016

Vengo despertando un interés especial por todas aquellas personas que atienden a personas.

Desde aquí se recoge un amplio abanico de situaciones. Por una parte los profesionales que su tarea es esta, atender a personas: Incluiríamos especialmente tres sectores profesionales: Educación, Salud y Trabajo Social. A los cuales se pueden añadir muchos otros profesionales como Funcionarios de Prisiones, Educadores del tiempo libre…

Por otra parte hay otro grupo de personas que también atienden a persona, desde una perspectiva familiar o de vínculo personal (muchas veces quedan invisibles): aquí podemos mencionar a todas las personas que están al cuidado de familiares, amigos, vecinos… enfermos o dependientes.

La cuestión está en ¿quien atiende a los cuidadores? ¿cómo se cuidan los cuidadores? ¿se dan cuenta de sus necesidades? La primera premisa es que el cuidador pueda “darse cuenta” del desgaste que conlleva esta tarea, “darse cuenta” de sus necesidades tanto a nivel físico como emocional y mental.

En los estudios para algunos de estos profesionales se plantea la “relación de ayuda” como parte del currículum, donde se trata de aprender a ayudar al otro. Pero no puedo dar aquello que no tengo.

Por tanto es necesario el proceso de conciencia interior de ayuda a si mismo, de aprender el cuidado de si mismo, para poder, posteriormente, estar en la disposición de la auténtica “relación de ayuda” a otra persona.

Es necesario abrirse al “darse cuenta” de sí, al respeto y al amor propio, al auto-cuidado, a contactar con su necesidad responsabilizándose de ella. Desde ahí luego se puede establecer la verdadera relación de ayuda.

Sin ese paso previo, algo común en estos profesionales y estos cuidadores es que, en numerosas ocasiones, sienten que no pueden satisfacer las expectativas de la persona a la que atienden, lo que les puede producir, por una parte, tristeza, impotencia, rabia, enfado, desmotivación profesional o personal, inconsciente desvinculación emocional para protegerse del sufrimiento… y, por otra, el sentirse profesionalmente poco válidos y/o su profesión poco válida, esto puede producir el desánimo profesional y/o personal y el cansancio profundo.

En estos ámbitos profesionales (como en todo lo humanístico) se puede caer, con cierta facilidad, en intentar o desear “resolver” la vida del otro, viendo su incomodidad, desintegración, desconsuelo o sufrimiento. En este caso se hace necesario que el cuidador pueda poner la atención en ¿cual es mi necesidad? ¿qué me está pasando con lo del otro? para así poder vaciar lo propio y poder ponerse en contacto con la realidad de la persona que atiende, con lo que hay en el presente, para ver e integrar lo obvio y desde ahí hacer lo posible con lo posible.

Así lo muestra Perls, (1945 edición 2007), “No existe otra realidad que el presente… cualquier renuncia al presente como el centro de la balanza (como el fiel de nuestra vida) va a llevar a una personalidad desequilibrada.” (p. 141)

En muchos momentos es ese salto del pasado al futuro lo que produce el malestar y el sufrimiento. En el presente hay lo que hay y ahí, cuando me percato de que me he ido al pasado o al futuro, entonces es cuando puedo volver al presente y puedo intervenir, porque sólo se puede intervenir en el presente. Supone el responsabilizarse del presente con lo que hay, sin juicio.

Es necesario liberarse de ese peso insoportable que, desde la práctica profesional y/o personal, daña la salud, la autoestima, el auto-concepto de sí mismos, profesional, personal y del entorno.

El “darse cuenta” de los diferentes mecanismos con los que se actúa para evitar el contacto con esa angustia es liberador y regenerador, posibilitando responsabilizarse sólo de lo propio, y ahí surge ya algo nuevo. La conciencia permite la expansión hacia construir lo nuevo.

Poner la atención en lo que hay y en lo que me pasa con lo que hay. Desde ahí aprendo, actúo y de mi experiencia aprendo. El proceso de cambio y trasformación nos lleva a poder intervenir espontáneamente de otra manera y esto produce cambios nutritivos. A partir de ahí, se encuentra la raíz que permite integrar y por tanto aprender. Es un ciclo continuado, vivo.

Veo necesario enfocar la mirada hacia lo educacional. Al decir educacional, me refiero a todo lo que “educa”, y puedo reconocer que todo educa o puede educar. Es la capacidad que tenemos las personas de aprender, de descubrir e integrar lo nuevo; y la capacidad que tenemos, también, de enseñar, de mostrar a otros lo aprendido.

Nos muestra Perls (1975, edición1998) lo que es aprender: “Yo sugería que aprender es descubrir. El aprender una destreza es el descubrimiento de que algo es posible. Enseñar es mostrar que algo es posible. Descubrir: des-cubrir, quitar la cubierta, hacer que la cosa o la destreza aparezca, agregar algo “nuevo”.” (p. 79)

La propia experiencia vivida nos hace también esa función de enseñanza-aprendizaje; sólo hay que estar despierto, “darse cuenta” para aprehender y así aprender.

Una de claras bases del aprendizaje para todo el mundo y muy especialmente para los profesionales de ámbito humanístico en su conjunto, es el de poder integrar el sentido del “darse cuenta” de lo que hay, en el aquí ahora, que permite ver lo obvio, la realidad.

Hay que tener en cuenta que en numerosos momentos no se percibe la realidad, ya que no se tiene, al mismo tiempo, la presencia de la parte de un todo, de una situación (figura) y del todo (fondo), no hay una visión integrativa de ambas partes. Así que la actuación puede ir dirigida a la figura (sujetos: alumno, usuario, enfermo o situación: enfermedad, suspenso…) o al fondo (criterios que marca la institución, presiones laborales, características del usuario…), quedando incompleta y distorsionada la realidad y por tanto también la actuación. Así mismo el profesional tampoco capta de sí mismo esa doble perspectiva de figura/fondo (yo y mi entorno)

Perls, (1947 edición 2007) “… no percibimos al mismo tiempo, la totalidad de lo que nos rodea… Seleccionamos los objetos de acuerdo con nuestros intereses y esos objetos se muestran como figuras destacadas contra un fondo borroso” (p. 67)

Perls, (1975 edición 1998) “En todos los casos un significado se crea relacionando una figura… con el fondo contra el cual aparece la figura. El sacar una afirmación de su contexto fácilmente lleva a la falsedad.” (p. 63)

Con la integración de ambos elementos es como se puede evitar falsear la situación. Abrir esta mirada permite una intervención más verdadera y, al mismo tiempo, poder transmitir (confrontar) al receptor lo que hay. No es más que ver lo obvio, y lo obvio está en el presente, dejando atrás las fantasías que conllevan la deformación que produce la parcialidad.

En definitiva, todos somos aprendices, somos alumnos y maestros, cuidadores y cuidados, todo está relacionado con el espacio que ocupamos en cada momento. Eso sí, todos, cada uno consigo mismo, realizamos las dos funciones: nos mostramos aprendices desde el “darnos cuenta” y al hacer el proceso de integración de ese nuevo descubrimiento. Eso nos permite una maestría para afrontar nuevas situaciones.

Reconozco el proceso de trabajo interior como un proceso de desaprender para aprender. Así que ahí veo el camino. Los niños lo tienen más fácil, hay menos aprendido. Para el adulto, que tiene una estructura caracterológica y de actuación más consolidada, es más costosa la re-educación. La ventaja del adulto es que está tan harto del “malestar”, que eso le da la claridad para ver la necesidad que impulsa ese desaprender.

Otra de las peculiaridades de estos profesionales tiene que ver en el trabajo en equipo, ya que, en mayor o menor medida, todos estos profesionales se relacionan con un equipo de trabajo y esto, de por sí, suele traer conflictos. Cultivar una actitud de estar presente y responsabilizarse (capacidad de responder) da la posibilidad de que cada uno “medie” consigo mismo, se responsabilice de sí y, desde ahí asuma las tareas conjuntas o el reparto de estas. Desde la claridad de que no puedo cambiar al otro, sólo me puedo cambiar yo.

Recoge Claudio Naranjo (1995) sobre el pensamiento de Perls: “Para él, ser significa estar aquí ahora, estar consciente y ser responsable.” Claudio Naranjo continúa: …A pesar de ser tres actitudes aparentemente diferentes, no son más que aspectos o facetas de un modo único de ser en el mundo. Ser responsable (capaz de responder) conlleva estar presente, estar aquí. Y estar verdaderamente presente es estar consciente.” (p.15)

Mi experiencia me ha llevado a darme cuenta, de forma espontánea, de que mi transformación personal produce un cambio en la manera de intervenir en lo profesional, trasmitiendo lo aprendido e integrado desde la atención y la creatividad, regenerando mi compromiso amoroso desde una perspectiva integradora. Estos cambios son útiles y beneficiosos, ya que permiten abrir la conciencia hacia la humanización individual y colectiva. No es algo que se adquiere y se conserva para siempre, se trata de un proceso vivo y por tanto en continuo proceso de muerte y reconstrucción.

Se trata de que esta conciencia de “nueva necesidad” que se está despertando no sea acallada con un producto que puede “calmar el malestar” por un momento, como calma la aspirina o el antibiótico, ocultando el desequilibrio profundo. Se trata de dejar que ese malestar siga su curso natural para que pueda curarse con “la medicina auténtica”: el proceso integrativo de la persona que abre la conciencia, la libertad, la responsabilidad de sí en la actualización de cada momento.

Despertar de la rutina y la somnolencia a donde lleva la vida sin ser vivida, solamente transitada, ocupándose más en el “deber por deber” y “hacer por hacer”, que en responsabilizarse en el presente del presente con lo que hay. Desde ahí poder darse cuenta de la necesidad y ocuparse realmente de esa necesidad, de lo obvio, de lo que acontece.

El trabajo interior para el propio cuidado y el propio bienestar es nutritiva, vitalizarte, así que tiene la capacidad de colaborar en la regeneración de estos profesionales, devolviendo la salud y la serenidad ante su tarea y, al mismo tiempo, posibilita una intervención integrativa hacia alumnos, enfermos, usuarios, familiares y, a ser posible, pueda aporta savia nueva a la institución. Por otra parte la Terapia permite ir integrando poco a poco lo encontrado. Se encuentra mucho y, sino se digiere lentamente, se pierde.

La Meditación, los grupos: terapéuticos, de supervisión, de trabajo corporal, de teatro, de danza, de canto… desde una perspectiva humanista, dan la oportunidad del encuentro con la necesitad, con el presente, con lo obvio, permitiendo responsabilizarse de lo encontrado, es decir dar una respuesta a esa necesidad.

La Meditación, desde el trabajo que vengo realizando en un Grupo de Atención Creativa, es mi compañera, mi maestra, mi guía, me serena, me hace estar presente, pudiendo diferenciar lo obvio de la sombra. Me permite aprender desde el amor a mí, a poner la mirada compasiva, amor sin juicio, desde donde es fácil ver la belleza en lo sencillo.

Es el descubrimiento vivencial del hecho amoroso sin trampa. Una manera de vivir desde donde construyo una manera de intervenir.

Borja, (1995) “Lo que importa es el camino del guerrero, el camino del paciente. Hay que renunciar a la meta, que lo único que tenga valía sea el camino cotidiano” (p.57)

Bibliografía citada:

BORJA, G. (1995) “La locura lo cura” Vitoria. La Llave.
NARANJO, C. (1995) “La vieja y novísima gestalt” Vitoria. La Llave.
PERLS, F. (1974 Edición1998) “Sueños y existencia” Santiago de Chile. Cuatro vientos.
PERLS, F. (1947 Edición 2007) “Yo hambre y agresión” Madrid. Sociedad de Cultura Valle-Inclán.

Buscador

María Jesús Nieva
Miembro del Equipo de la Escola de l’Ésser
mariajesusnieva@gmail.com
Currículum

ESCOLA
DE L'ÉSSER
Centre de  Teràpia i Meditació

Logo Escola de l'Ésser

Rda. General Mitre 230, pral 1a.
08006 BARCELONA
Tel. 932375289

Ús de cookies

Aquest lloc web fa ús de cookies per tal d'oferir una millor experiència d'usuari. Si continueu navegant, considerarem que n'accepteu l'ús. Podeu obtenir més informació consultant la nostra política de cookies.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecer una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de su uso. Puede obtener más información consultando nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies