La Rueda de la Vida

18 May 2020

La rueda de la vida

(2008)
Kübler-Ross, Elisabeth
Barcelona: Zeta Bolsillo

“ La Rueda de la Vida” es una obra que nos invita profunda y cariñosamente a reflexionar sobre el sentido de la vida y de la muerte.     El relato autobiográfico de la autora, Elisabeth Kübler-Ross, nos adentra en un viaje desde su infancia, pasando por la edad madura hasta los últimos años de vida. Desde su propia experiencia, sus pensamientos más profundos y sus sentimientos más íntimos, la autora transmite una inmensa curiosidad por la vida y por descubrir la finalidad de la existencia.     El libro no se ahorra los obstáculos y las adversidades que tuvo que atravesar su autora especialmente a raíz de la polémica que suscitó su trabajo en la  comunidad médica y en su entorno al llevar a cabo su trabajo con moribundos.     Finalmente Kübler-Ross nos ofrece las enseñanzas de testimonios, que se encuentran en el tránsito entre la vida y la muerte y que para ella fueron los mejores maestros de su vida. La carta de un niño enfermo de cáncer, con la que se inicia el libro, rebela el carácter cercano y a la vez hondo del mismo:     “Cuando hemos realizado la tarea que hemos venido a hacer en la Tierra, se nos permite abandonar nuestro cuerpo, que aprisiona nuestra alma al igual que el capullo de seda encierra a la futura mariposa. Llegado el momento, podemos marcharnos y vernos libres de dolor, de los temores y preocupaciones, libres como una bellísima mariposa, y regresamos a nuestro hogar, a Dios”

Ampliar comentario

Elisabeth Kluber- Ross,  psiquiatra, escritora y conferenciante del suroeste de Estados Unidos. Mujer obstinada, que hizo en su vida, lo que  consideraba correcto y no lo que se esperaba de ella.  Trilliza que peso 900g al nacer y que sus padres esperaban que fuera una simpática  ama de casa Suiza.

En su libro descubrimos una existencia cuya misión ha sido acompañar, de una manera amorosa y entregada a las personas que sufren, a las personas moribundas, y a sus familiares.

“ Lo único que a mi juicio sana verdaderamente es el amor incondicional” ( pág 16).

Vivió con el firme propósito de ayudar a transitar la muerte y a qué recibieran un trato más humano y cálido por parte de los profesionales.

“ Durante mis visitas a los enfermos me sentaba en las camas, les cogía las manos y hablaba durante horas con ellos. Así aprendí que no existe un solo moribundo que no anhele cariño, contacto o comunicación. Los moribundos no desean ese distanciamiento sin riesgos que practican los médicos. Ansían sinceridad… Cuénteme lo que está sufriendo- les decía-. Eso me servía para ayudar a otras personas” ( pág 146).

Y descubrió un sentido más profundo y enriquecedor de la vida y de la muerte.

“ Cuando estoy en la transición de este mundo al otro, sé que el cielo o el infierno, están determinados por la forma cómo vivimos la vida en el presente. La única finalidad de la vida es crecer. La lección última es aprender a amar y a ser amados incondicionalmente” (pág 349).

Elisabeth Kübler-Ross, mujer que vivió a contra corriente, se destapa en lo más íntimo,  desvelándonos sus experiencias con aquellos que ella vivenció como sus guías espirituales y confiándonos los mensajes que por parte de ellos recibió y que nos hacen como mínimo reflexionar.

Estas son algunas de las perlas que encontramos en “La Rueda de la Vida”, y que os recomendamos como lectura para dejarse llevar por el corazón, la fuerza, el coraje y la profunda compasión  que en el libro uno pueda llegar a respirar, viviendo como una niña, una adolescente, una mujer y una anciana. En esos años finales de la vida, en los que hace referencia al Águila:

“Al águila le entusiasma sobrevolar el mundo desde las alturas, no a fin de contemplar con desprecio a la gente, sino para animarla a que mire hacia lo alto”

Facebook Pagelike Widget