Cuidar al cuidador

25 May 2020

Los efectos del coronavirus en el personal sanitario

Antes que nada agradecer desde la Escola de l’esser a todo el personal sanitario su dedicación  y entrega con nuestra intención de ser útiles para lo que necesiten.

El personal sanitario ha vivido estos ultimos meses una situación de estrés muy  poco conocido antes de este año. Aunque  su trabajo que ya tiene un componente entregado y compasivo, que conlleva a menudo el contacto con el dolor y la muerte, en estos meses este contacto se ha intensificado llevandolos a situaciones muy dificiles que van a tener un gran impacto en sus vidas.

Todos sabemos que podemos enfermarnos, y que finalmente vamos a morir, el coronavirus nos lo ha mostrado  claramente y nos ha hecho entrar en un lugar donde los aspectos del sufrimiento del cambio y la impermanencia están totalmente presentes.

Nos hemos sentido impresionados por las imágenes televisivas del personal sanitario con sus vestidos de astronauta atendiendo a los enfermos y a los moribundos que se despedían de sus seres queridos por teléfono. Muchos han tenido que dejar sus casas y sus familias viviendo solos en hoteles para no contagiarlos y con el riesgo añadido del propio contagio.

En la categoría de  sanitarios podemos incluir a cualquier trabajadora o trabajador, tanto médicos, enfermeras y auxiliares como el personal de limpieza, mantenimiento e infraestructura de los hospitales. Todos han resultado afectados.

Ahora que parece que la pandemia está remitiendo hace falta atender a esas personas que han estado ahí en primera línea encajando y sintiendo las emociones y miedos de los demás. Y esta exposición a lo mas duro del mundo emocional que es ver sufrir a un ser humano, sin duda que les pasa factura.  Todos los que han estado en contacto con esas experiencias seguro que estan agotados y con recuerdos de experiencias traumáticas que ahora mismo no pueden abordar.   

Como se ha dicho algunas veces ahora es necesario «cuidar al que cuida», que descanse, que abra su corazón para que pueda elaborar sus miedos, sus traumas y sus duelos. Sería muy ingenuo pensar que una vez pasada la pandemia volverán a su casa a vivir las mismas vidas que vivían antes.

La elaboración de miedos y duelos se hace especialmente necesaria para afrontar una vida con mas conciencia y presencia en el aquí y ahora.

Despues de una gran dificultad siempre hay una ventana abierta al crecimiento y ciertamente esta experiencia puede ser un buen trampolín para lanzarse a una vida mas plena.

El trabajo que puedan hacer con sus emociones les da la opcion de cambiar y ser mejores personas en la vida que sigue.

Como dice Mª Jesús Nieva en su artículo, «Una mirada a las personas que atienden a personas», es necesario que se den cuenta de sus necesidades y del desgaste emocional que esta experiencia les ha aportado y encajar la frustración de no saber o no poder hacer más. Así pueden aceptar la propia vulnerabilidad, integrando el dolor de forma amorosa hacia ellos mismos de la misma manera como hemos visto que han hecho con los demás.

Los grupos de trabajo en los que puedan  ver sus emociones y hacer la correspondiente catársis, la expresión de lo vivido, podrían ser muy curativos y necesarios.

Necesitaran tambien ser escuchados y apoyados terapeuticamente para poder respirar, reconocer y soltar sus emociones.   

Este trabajo les puede dar una gran oportunidad de trascender lo vivido y crecer personalmente.

Fotos: Eva Padró.  Hospital Vall d’Hebrón (Barcelona)

Facebook Pagelike Widget