Arquitectura

Arquitectura es una palabra que proviene del griego «αρχ» (arch), cuyo significado es «jefe\a, quien tiene el mando», y de «τεκτων»(tekton), es decir «constructor o carpintero». De esta forma, para los antiguos griegos el arquitecto es el jefe o el director de la construcción y la arquitectura es la técnica o el arte de quien realiza el proyecto y dirige la construcción de los edificios y estructuras, ya que, para los antiguos griegos, la palabra «Τεχνη (techne)» significa saber hacer alguna cosa. De ella proceden las palabras “Técnica” y también “Tectónico” (Constructivo).

Ludwig Mies Van Der Rohe

El arquitecto del menos es más.

Ludwig Mies van der Rohe nació el 27 de marzo de 1886 en la ciudad alemana de Aquisgrán. Sus coetáneos Walter Gropius, Le Corbusier y el estadounidense Frank Lloyd Wright, están considerados, junto con él mismo, los mayores arquitectos del siglo XX, siendo él, con toda probabilidad, el máximo exponente en la construcción de acero y vidrio. Su familia era propietaria de un taller de cantería, por lo que el joven Ludwig alcanzó un gran conocimiento y dominio del trabajo de la piedra. A los 15 años terminó sus estudios en la Escuela de Artes y Oficios, y fue contratado en su ciudad natal como aprendiz en obras, y más tarde como delineante en el estudio de arquitectura de Bruno Paul, donde dio sus primeros pasos como arquitecto.

Pabellón Alemán Mies van der Rohe (1929)

Su consagración le llegaría en 1929 con el pabellón de Alemania para la Exposición Internacional de Barcelona, su obra maestra y una de las obras arquitectónicas más influyentes del siglo XX. Desde 1930 hasta 1933 dirigió la Escuela de Arte Bauhaus, pero la evolución de la Alemania nazi le obligó a emigrar a Estados Unidos, donde fue nombrado director de la escuela de arquitectura de Chicago y siempre mantuvo su reputación como arquitecto vanguardista.

La arquitectura de Mies Van Der Rohe se caracteriza por una sencillez esencialista, la sinceridad expresiva de los elementos estructurales, la composición geométrica basada en las proporciones y la total ausencia de elementos ornamentales. Der Rohe sabía que la elegancia y la modernidad residían en la simpleza de las cosas. Una actitud exquisitamente humilde que, a parte de su conocido “menos es más”, se resume en una de sus célebres frases: “Dios está en los detalles.”

Mies Van Der Rohe Vida y Obra

Antoni Gaudí

Antoni Gaudí fue un hombre de carácter muy difícil, muy frugal y reservado, que vestía de forma negligente –lo que en ocasiones hizo que se le confundiera con un mendigo– y que, después de una juventud antirreligiosa y repleta de actividades obreristas encaminó su vida hacia el más apasionado misticismo mariano, hasta el punto de emprender la construcción de La Sagrada Familia como un acto de fe.

Hijo de un industrial calderero, nació en Reus en 1852 y se graduó en arquitectura en Barcelona a los veintiséis años. Tenía treinta y tres cuando inició la construcción de la cripta de este templo, pero para entonces su obra ya desafiaba todas las convenciones de la época. Su trabajo iba a superar todos los límites, todas las previsiones, todos los esquemas urbanísticos y constructivos conocidos hasta entonces.

Fue un creador, un artista a quien la pujante y culta burguesía barcelonesa de finales del siglo XIX y principios del XX dio un importantísimo soporte. Para alguno de sus más destacados representantes, como el conde Eusebi Güell, concibió Antoni Gaudí gran parte de su fecunda obra, que alumbró estilos y formas de expresión que solamente años más tarde adquirirían un reconocimiento pleno.

Siete de sus trabajos están considerados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO: el Palacio Güell; el Parque Güell; la Casa Milá; la Casa Vicens; la fachada de la Natividad y la cripta de La Sagrada Familia; la Casa Batlló, y la cripta de la Colonia Güell, y en todos ellos sorprende la poderosa imaginación de su autor, su libertad, su sinceridad, su férrea voluntad, su comprensión de la luz, su fascinante relación con las formas de la naturaleza y su traducción del caos, pero también su sentido religioso, su hermetismo y su iluminación personal.

Su polémica y fantástica obra guarda todavía muchos interrogantes, como es el caso de La Pedrera, la Casa Milá, repleta de símbolos marianos, que pudo ser concebida como un inmenso pedestal, como una enorme peana destinada a sustentar un enorme grupo escultórico en el que debían aparecer la Virgen y dos ángeles. Los dramáticos acontecimientos que se vivieron en Barcelona durante la Semana Trágica de 1909 abortaron el intento de Gaudí, que hizo labrar en la azotea del edificio, quizás en el lugar que debía sustentar aquel gran grupo escultórico, una hermosa rosa, quizás una mística rosa de piedra. La Pedrera se terminó en 1912, y a partir de entonces, salvo pequeños proyectos, se dedicó en exclusiva a La Sagrada Familia.

Durante la última década de su vida hizo una vida de asceta. Murió el 10 de junio de 1926, atropellado por un tranvía.

La Sagrada Familia


S. F. – 1963

La tecnología en la Sagrada Familia

El cuadrado mágico de la Sagrada Familia

La Fachada de la Pasión del Templo Expiatorio de la Sagrada Familia en Barcelona, diseñada por el escultor Josep Maria Subirachs, muestra un cuadrado mágico de orden 4.
Un cuadrado mágico es la disposición de una serie de números enteros en una matriz de forma que la suma de los números por columnas, filas y diagonales principales sea la misma, la constante mágica.
La constante mágica del cuadrado es 33, la edad de Jesucristo en la Pasión. También se ha atribuido la elección de este número como una velada alusión a la supuesta adscripción masónica, que nunca ha sido demostrada, de Antoni Gaudí, ya que 33 son los grados tradicionales de la mampostería. Estructuralmente, es muy similar al cuadrado mágico de Melancolía, pero dos de los números del cuadrado (el 12 y el 16) están disminuidos en dos unidades (10 y 14) con el que aparecen repeticiones. Esto permite rebajar la constante mágica en 1.

La Pedrera 
Una obra Maestra de la Naturaleza

El Park Güell

Si alguien no desea que su contenido forme parte del fondo de documentación proporcionado por la Escola de l’Ésser con la única finalidad de colaborar en el aprendizaje del ARTE DE LA MEDITACION, o se siente vulnerado en sus derechos, no dude en contactar con nosotros a través de la dirección de correo electrónico info@escoladelesser.com.
Muchas gracias.

ESCOLA
DE L’ÉSSER
Centre de Meditació i Teràpia

Logo Escola de l'Ésser

Rda. General Mitre 230, pral 1a.
08006 BARCELONA
Tel. 932375289


ESCOLA
DE L'ÉSSER
Centre de Meditació i Teràpia

Logo Escola de l'Ésser

Rda. General Mitre 230, pral 1a.
08006 BARCELONA
Tel. 932375289

Ús de cookies

Aquest lloc web fa ús de cookies per tal d'oferir una millor experiència d'usuari. Si continueu navegant, considerarem que n'accepteu l'ús. Podeu obtenir més informació consultant la nostra política de cookies.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecer una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de su uso. Puede obtener más información consultando nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies